sábado, 5 de agosto de 2017

Presupuestos de Diseño Gráfico

¿Os gusta poco o nada hablar sobre dinero con vuestros usuarios y clientes? Os confieso que yo… ¡lo odio! Pero ¿para qué engañarnos?, tenemos que dar a valer nuestro trabajo, así que es lo que toca.
Tras varios quebraderos de cabeza que me consumieron horas tratando de presentar presupuestos a medida, me di cuenta que necesitaba hacerme una plantilla Excel (¡pero ya!).
Llevo algún tiempo sin compartir con vosotros este tipo de recursos, que nos hacen la vida más fácil a todos, especialmente cuando se trata de ganarnos el plan de cada día.
Aunque no ha sido una tarea nada sencilla, ya que no todos estáis enfocados al sector del diseño gráfico, he logrado crear una plantilla para presupuestos en Excel totalmente editable, de manera que con cambiar solo algunos datos, podáis aprovecharla para cualquier actividad.
Como digo, esta plantilla incluye un modelo de presupuesto con algunos de los servicios principales que ofrezco junto a mi equipo, pero a vosotros os vendrá genial tanto para comprender bien cuánto cobra un diseñador, como para adaptar presupuestos a vuestros propios productos o servicios.
¿Cuánto cobra un diseñador y cómo debe cobrar sus servicios?
Normalmente, cuando el cálculo de un presupuesto nos resulta una tarea tediosa, suele tratarse por alguna de las siguientes razones:
Poca experiencia en el sector.
Desconocimiento de las necesidades del cliente.
Excesiva competencia de precios en el mercado.
Producto o servicio muy específico y/o novedoso.
Cambio estratégico interno.
Darle un precio justo a nuestro trabajo, que no desmerezca la calidad y experiencia (y hacérselo ver así al cliente), no es fácil, ya que muchos ni siquiera saben todas las tareas e implicación que pueden conllevar determinados trabajos.
Cuando hablamos de cuánto cobra un diseñador gráfico, programador web, y en general servicios que implican creatividad y cualidades artísticas o excesivamente técnicas, dar un modelo ajustado de presupuesto resulta a veces casi imposible.

Criterios de valoración y ejemplos de presupuesto
Me da igual si vuestra profesión está encofada a alguna de estas tareas, u os dedicáis a la impartición de cursos formativos (por poner un ejemplo), el precio de cualquier trabajo depende de muchas variables. Yo os propongo tener en cuenta las siguientes:

Cualidades profesionales
Aunque hay muchas cualidades que se pueden aprender y desarrollar con años de experiencia, hay ciertas condiciones en las que debemos dar la talla en cada sector.
Por ejemplo, entre algunas de las cualidades del diseñador gráfico están:
La creatividad (la necesita para adaptarse a los continuos cambios)
La empatía (para interpretar los gustos y necesidades del cliente)
La versatilidad (para comprender diferentes filosofías de negocio)
Contar con las cualidades requeridas para desempeñar determinada profesión, es lo que realmente da valor al trabajo.

Histórico de trabajos y experiencia
Considerad qué experiencia tenéis realizando vuestra actividad, porque según ésta podréis ofrecer unos mejores resultados e incluir precios más altos en vuestra plantilla para presupuestos.
Por ejemplo, un diseñador con menos de 3 años de experiencia aún se encontraría en fase de construcción de su portafolios, por lo que muchos de los trabajos los realiza a muy bajo coste para ir cogiendo referencias.
Algo que en MadridNYC se nos da muy bien, es crear infografías, las cuales además de valorarse en función a la experiencia del diseñador, también requiere de muchos recursos para poder ser diseñada con más creatividad.

Método de comunicación
Aunque no lo creáis, dar facilidades para comunicarse y ofrecer un servicio de atención cercano de tú a tú también es una cuestión que hay que valorar a la hora de establecer un presupuesto.
Pensad que un profesional que tiene disponibilidad las 24 horas a través de diferentes medios (teléfono, visita, redes sociales, email…), seguramente terminará por contratar a uncommunity manager o a una persona especializada en la atención al cliente, invirtiendo con ello para dar más valor a su servicio.

Disponibilidad y plazos de entrega
Es muy común que los clientes nos vengan con prisa de última hora y soliciten un proyecto para “ayer”.
Si podéis ofrecer resultados en un menor tiempo gracias a vuestra experiencia, o simplemente dais prioridad a cierto cliente dejando a un lado otras tareas, también es algo que debéis considerar a la hora de aplicar un modelo de presupuesto.
Métodos de facturación y facilidades de pago
Generalmente, cuando se trabaja de forma remota o por Internet (sin tener contacto “face to face” con el cliente), se suele solicitar un mínimo del 50% del pago por adelantado.
En muchas plataformas de trabajo freelance y webs de promoción, podemos quedarnos más tranquilos solicitando un depósito que nos asegurará el cobro del trabajo una vez éste finalice (pero tened en cuenta que este tipo de métodos también suponen un coste adicional).
Según la confianza y el tiempo que llevéis con determinado cliente, así serán las condiciones de pago y presupuesto que establezcáis. Os aseguro que ir tras los clientes reclamando facturas posteriormente, ¡no es un plato de buen gusto!
Servicios o gama de productos
Ofrecer un servicio a medida o un producto personalizado, también es un factor a tener en cuenta a la hora de ajustar precios.
Mostrándole al cliente diferentes opciones de precios (con más o menos ventajas), será él mismo el que elija según sus necesidades.
En la plantilla de presupuestos que os regalo más abajo, os incluyo un listado de servicios modelo que categorizo a partir de tareas relacionadas con el diseño gráfico o el diseño web.
Por ejemplo, el precio del diseño de un logo variará, además de por todos los criterios anteriormente mencionados, en función de las tareas incluidas:


Precio diseño de logo básico (hasta 3 revisiones, plazo de entrega 1 semana): 150€

Precio diseño de logo personalizado y naming (hasta 3 revisiones, plazo de entrega 1 semana): 275€

Suplemento de precio por revisiones adicionales o entregas inferiores a 1 semana: +50€